Entradas

shutterstock_41322118

SI TIENES QUE TOMAR UN AVIÓN, HAZLO ANTES DE LAS 10 DE LA MAÑANA

Parece ser que a primera hora de la mañana hay menos probabilidades de que se retrasen los vuelos.

Colas en los mostradores de facturación, más colas para embarcar, vuelos que se retrasan… Ir a un aeropuerto no es una experiencia cómoda. Pero, un informe publicado por Travel & Leasure revela varios datos que resulta muy útiles a la hora de hacer que la experiencia resulte menos “desagradable”.

Y la conclusión general de dicho estudio es que si hay que tomar un avión, lo mejor es madrugar y hacerlo a primerísima hora de la mañana. ¿Por qué? Existen estudios estadísticos que revelan que las posibilidades de que un vuelo se retrase son menores antes de las ocho de la mañana, pero aumentan en el período comprendido entre esa hora y las nueve de la noche. En esa misma línea, los datos ofrecidos por el Bureau of Transportation de estados Unidos, revelan que, en los principales aeropuertos del mundo, el tiempo de retraso medio en los vuelos anteriores a las ocho de la mañana no supera los diez minutos, mientras que sube hasta los veinte a lo largo del resto de la mañana, y más aún en el horario de tarde.

El estudio también destaca que, según explica la organización gubernamental estadounidense National Severe Storms Laboratory, al volar por la mañana hay menos probabilidades de pasar por alguna tormenta. Según dicho organismo, aunque las condiciones para que se forme una, pueden darse a cualquier hora, son más habituales en el período que va desde la media tarde al anochecer. Aunque hay que tener en cuenta que esto solo es válido para zonas de interior, ya que en la costa el proceso se invierte, y las tormentas son más comunes durante la madrugada y hasta el amanecer.

¿DOS PLANETAS MÁS EN NUESTRO SISTEMA SOLAR?

Por Redacción

 

Un trabajo conjunto hecho entre especialistas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en España y la Universidad de Cambridge, Estados Unidos,  podría demostrar la existencia de dos nuevos planetas en nuestro Sistema Solar.

Carlos de la Fuente Marcos, científico de la UCM y coautor de la tesis, explicó que tras observar el comportamiento orbital de los objetos transneptunianos extremos (ETNO, por sus siglas en inglés, objeto cuya órbita está más allá de la de Neptuno), determinaron que podría haber fuerzas invisibles que alteran la distribución de los elementos orbitales.

De la Fuente señala que la explicación más probable, es que sean planetas que habiten más allá de Neptuno y Plutón. Agregó que aún faltan más estudios para demostrar su planteamiento, que está en contra de los modelos actuales del sistema solar, que aseguran que no hay planetas más allá de Neptuno.